Cómo organizar tu mañana en simples pasos

Las mañanas suelen ser caóticas para las que nos levantamos temprano y tenemos hijos. Desde siempre recuerdo haber sido muy organizada para optimizar el tiempo y con pequeño tips logro salir airosa todas las mañanas cuando salgo de recorrida. Convengamos que la moda y la falta de tiempo o el tiempo a las corridas son enemigas.

Si sos de las que a la mañana agarra cualquier cosa y sale corriendo y después se da cuenta que tiene calor, frío, que los zapatos no te combinan con nada, que la cartera te queda chica y te olvidaste la mitad de las cosas, éstos tips son para vos, y si no lo son, compartilos, seguro a alguien le salvás el día.

  • A la nochecita, chequear el pronóstico del día siguiente. Puede fallar pero al menos nos dá una idea general.
  • Tomate el tiempo para pensar todo lo que tenés que hacer al día siguiente. Hacé una lista, armá recorridos.
  • Pensá qué querrías ponerte. Si estás un poco perdida con esto pensá en alguna pregunta que quieras ponerte sí o sí y armá el look en base a esa prenda.
  • Dejala lista en un perchero, silla, lo que tengas, fijándote si hay que planchar algo –y que nada esté manchado!-
  • Prepará tu cartera y accesorios, dejá todo listo y a mano. Si dudás con un collar o te parece que no da ponértelo a las 7 am cuando salís, metelo en la cartera y en algún momento del día lo usás. Mejor que sobre y no que falte.
  • En un neceser poné todo el make up que vas a usar. Y acá otro tipo importante: llevá con vos el esmalte que estés usando, seguro se salta y es mejor poder solucionarlo y no salir a comprar otro.

Ya estás lista, te espera una mañana exitosa, y ya no tenés que preocuparte de olvidarte nada!

 

 

*Artículo de mi autoría publicado en Almashopping

 

Anuncios

My picks: items lúdicos

No les pasa a las que son madres que a veces se compran cosas sólo para hacer divertir a sus hijos? Así me pasó en mi último viaje, compré dos carteras unicornio -una hologram y otra rosa- por ebay sólo para divertirme con mi hija porque sabía que le iba a encantar!

2015-10-03 04.18.01 1-1

Porque los hijos pueden ser una gran excusa para volver a ser niños por un rato y divertirnos mucho con la moda!

Mi mamá mi mira

momSe acerca el día de la madre y tengo, como desde hace un par de años, emociones encontradas. Desde hace 5 años me festejan el día de la madre y desde hace 5 años yo no se lo festejo más a nadie. Paradojas de la vida, sólo pude compartir con mi mamá la alegría del festejo “para todas” cuando Martina estaba en la panza.

A mi mamá y a mí nos unía una relación especial por la ropa. He sido su crítica, su personal shopper cuando eso no existía -debería haberle cobrado, je- y le he armado looks cuando las Personal Stylist tampoco existían.

Como buenas “madre e hija” también teníamos nuestras agarradas que no eran por ropa. La única ventaja que le veo a su ausencia es que puedo armarme y elegir los elogios que ella me diría frente a determinadas situaciones si estuviera acá -claro que estarían bien lejos de lo que en realidad me diría- “Hija, qué maravilloso trabajo que hacés como mamá”, “me encanta esto de que te hayas dedicado a la moda y hayas abandonado el derecho, para lo que te recibiste y estudiaste 5 años en LA FACULTAD”, “Qué fantástico ésto de instagram, me encanta que utilices tiempo en ésta genial aplicación”,”Me encanta cómo estás criando a tus hijos con éstos juguetitos de madera Montesorri, qué didácticos”  y así…en mis pensamientos, creo que pasa siempre, o realidad paralela, mi mamá me festeja todas las decisiones que tomo. Y bueno, cada uno va acomodando las cosas como mejor le sale.

Que pasen todas un gran día de la madre con sus madres, abuelas, hijas, según corresponda!

Juntos de a tres

Hoy es miércoles, con m de maternidad y quiero contarles un poco sobre una búsqueda  que me llevó casi un año y que finalmente finalicé la semana pasada. Soy una madre pesada.  Me gusta el diálogo con mis hijos y lo fomento. Cuando tenía una sola, íbamos y veníamos a todos lados en cochecito (finalizada la etapa wawita) Primero el grande (esos que te comprás para encajarle el huevito y que son como un auto chiquito), luego el paragüitas y cuando llegó mi hijo menor tuvimos que buscar una opción diferente, para llevar a dos (duré muy poco con uno en la wawita y la otra en el cochecito, mi espalda pedía recambio). En su momento encontré un cochecito que permitía llevar al menor adelante -primero encajando el huevito- sentado y a la mayor sentada o parada atrás y cerca mío, porque lo que quería seguir haciendo era charlar con ella en nuestras salidas.

product_2716527hd

Seguir leyendo