Todos los años para el cumpleaños de mi abuela, nos vamos con ella y mis hermanos con sus familias a pasar un fin de semana todos juntos.

Uno de los destinos que elegimos hace unos años fue San Pedro. Teníamos ganas de conocerlo y queda cerca de Buenos Aires. Los viajes largos no son lo de mi abuela.

El hotel fue verdaderamente un chasco, las fotos que vimos online no se parecian en nada a lo que nos encontramos al final, pero fuera de eso, obviando la hotelería, el desayuno, etc. Disfrutamos el tiempo juntos, y había un burro bastante simpático que entretuvo a los chicos.

Tengo que aceptar que la hamaca paraguaya fue un hit.

Processed with VSCO with preset

Los atardeceres fueron todos preciosos, siempre rosados, como algodón de azúcar.

Para despedirnos, el último día tuvimos éste regalo bordeando el sol.