El cardigan es una de esas piezas clásicas que deberíamos tener. No hace falta que salgas corriendo a buscar una: revolvé el vestidor de tu mamá, te tu abuela, de tu tía, seguro hay uno que puedas adaptar a tu estilo.

Podes usarlo de diferentes maneras, tanto para un look relajado como para una salida más chic. Nos inspiramos?

Le damos una oportunidad?