En 2018 estuve de visita en Villa Elisa, Entre Ríos, en su cumplejo de termas junto a mi familia y la pasamos realmente genial, por eso repetimos en 2019 -aunque cambiamos de alojamiento para variar-

Luego de mis dos experiencias en las termas, volvería definitivamente a Villa Elisa.

El complejo de termas es muy lindo y más tranquilo que al que fuimos en 2019. Las cabañas que nos tocaron daban a la parte de atrás por lo que teníamos un amplio parque para que los chicos pudieran correr. Eso hizo que nuestra experiencia fuera aún mejor.

No saqué fotos de las termas en si porque todos en toalla disfrutando y no daba. Si van, lleven bata. La van a necesitar.

El desayuno fue la parte que menos me gustó del complejo, era un lugar pequeño, se pagaba a parte cada vez que querías consumirlo -en lugar de cobrarlo con la estadía- y eso hacía algo engorroso y poco dinámico el momento.

Para cenar el complejo tiene un menú bastante piola pero al tener parrilla en las cabañas también se puede cocinar.

Nos vemos en la próxima Entre Ríos!