En febrero, tuvimos la suerte de hacer una escapadita a Gesell antes que empezara el asilamiento social obligatorio y la pasamos tan lindo que es una de las cosas que más recordamos.